Tratamiento de la Sepsis: La perspectiva de un médico

Perspectivas sobre la salud

Nuestro Vicepresidente de Asuntos Médicos de Baxter discute sobre esta condición que amenaza la vida y lo que él cree que se debe hacer para tratarla mejor.

Una entrevista con Doug Hansell, MD, MPH, vicepresidente de asuntos médicos.

En todo el mundo, septiembre es reconocido como el Mes de Concientización sobre la Sepsis, una oportunidad para educar al público sobre esta condición crítica y para involucrar a la comunidad médica en conversaciones para hablar sobre ella. En medio de una pandemia mundial, la necesidad de hacerlo nunca ha sido más urgente.

P: ¿Qué es la sepsis y por qué es fundamental que la comunidad médica la aborde?

Dr. Hansell: La Global Sepsis Alliance define la sepsis como "una disfunción orgánica potencialmente mortal causada por una respuesta desregulada del huésped a la infección". La sepsis ocurre cuando el cuerpo daña sus propios órganos al tratar de combatir una infección; básicamente, es una respuesta a una infección fuera de control y su impacto es enorme. Casi 50 millones de personas en todo el mundo se ven afectadas por la afección cada añoi. En los EE. UU., uno de cada tres pacientes que fallecen en el hospital tiene sepsisii. Desafortunadamente, existen pocas opciones de tratamiento efectivas comprobadas porque todavía hay mucho que no sabemos sobre cómo o por qué ocurre la sepsis, pero el tamaño del impacto de esta condición merece atención y debemos continuar investigándolo.

P: Si la sepsis tiene un impacto tan grave, ¿por qué tratarla sigue siendo un desafío?

Dr. Hansell: Uno de los desafíos de la sepsis es que puede ocurrir en muchas especialidades distintas (se ve en pacientes quirúrgicos, pacientes pulmonares, pacientes con falla cardíaca congestiva) y, a veces, creo que es difícil dar un paso atrás y conectar los puntos para ver la imagen completa. Otro desafío es que puede ser difícil de reconocer en tiempo real. La sepsis es de inicio lento e insidioso, por lo que puede llevar tiempo reconocerla. En los últimos 20 años, ha habido un gran impulso para concentrarse en reconocer la sepsis antes y tratarla más rápido. Hemos visto una mejora en la tasa de mortalidad debido a este énfasis, pero todavía queda mucho trabajo por hacer.

P: ¿Qué opina de la relación entre la sepsis y el COVID-19?

Dr. Hansell: Existen claros paralelos, así como diferencias entre los dos, y seguimos aprendiendo cómo el COVID-19 impacta en el cuerpo. Lo que sí sabemos es que el virus COVID-19 puede desencadenar la misma respuesta inflamatoria masiva en el cuerpo que la sepsis bacteriana. Cuando se observa la definición original de sepsis, es la respuesta del cuerpo a una enfermedad que lo abruma, eso está sucediendo claramente en los casos graves de COVID-19. Cuando los pacientes con COVID-19 experimentan daño pulmonar, daño renal, etc., ese daño orgánico es, por definición, sepsis. Para lograr el mayor impacto desde la perspectiva del tratamiento, la comunidad médica debe ser extremadamente reflexiva a medida que continuamos aprendiendo más sobre ambas afecciones.

P: Como médico en ejercicio con experiencia en cuidados intensivos, según lo que sabemos sobre la sepsis hoy en día, ¿qué es lo que más le interesa? ¿Dónde crees que la ciencia necesita profundizar más?

Dr. Hansell: La fluidoterapia intravenosa (IV) es una piedra angular del tratamiento de la sepsis y lo ha sido durante mucho tiempo, al igual que es un componente estándar de la atención para la mayoría de los pacientes en el hospital. Como miembro de la comunidad médica y científica, siempre supe que podíamos hacerlo mejor con el manejo de fluidos, pero nunca tuve las herramientas adecuadas para trabajar, hasta ahora. Hoy, finalmente tenemos las herramientas que hemos estado buscando durante toda la carrera para ayudar a medir la efectividad del fluido, y estamos viendo la capacidad de hacer un cambio impactante. También estamos viendo más y más investigaciones sobre los tipos de líquidos que se utilizan en diferentes entornos clínicos y la diferencia que supone para los pacientes. Creo que esta es un área con un gran potencial para ayudar a mejorar los resultados de los pacientes con sepsis y me enorgullece que estemos explorando esto en Baxter. Es muy emocionante y motivador potencialmente tener un gran impacto en una enfermedad que afecta a tanta gente.

P: Tu fuiste investigador en un ensayo clínico aleatorizado publicado recientemente, el estudio Fluid Response Evaluation in Sepsis, Hypotension and Shock (FRESH). ¿Qué encontró el estudio y por qué cree que los resultados son significativos?

Dr. Hansell: Como mencioné, la práctica estándar para el tratamiento de pacientes con sepsis ha girado en torno a la fluidoterapia intravenosa, pero tradicionalmente se ha evaluado poco la cantidad de líquido que se administra, cuándo se administra, a qué tipo de pacientes, etc. En pocas palabras, el estudio FRESH analizó cómo los pacientes con shock séptico se veían afectados cuando su médico realizaba una evaluación dinámica de la capacidad de respuesta al líquido antes de administrarlo, y el estudio demostró los beneficios de hacerlo. Este fue el primer ensayo clínico controlado aleatorio de este tipo y creo que nos apunta en la dirección de hacer que los tratamientos de la sepsis sean más efectivos.

P: ¿Qué espera que logre la comunidad de atención médica en lo que respecta a la sepsis en los próximos 5 años?

Dr. Hansell: Espero que podamos seguir mejorando en el reconocimiento y el tratamiento de la sepsis temprana. También espero que a medida que en Baxter continuemos aprendiendo más sobre la fisiología basada en fluidos, podamos comunicar ampliamente los hallazgos a la comunidad médica y ayudar con la adopción en todo el mundo.